Rastree hacia adelante y hacia atrás

Rastreo hacia delante y rastreo hacia atrás

Para la trazabilidad, las piezas y los productos se identifican de manera individual o por lotes, y en cada proceso se acumula la información. Rastrear hacia adelante significa utilizar la información acumulada para averiguar el avance de los productos; y rastrear hacia atrás significa seguir los registros hacia atrás en la línea de tiempo.
Sin embargo, tiene poco sentido identificar tan sólo las partes y productos o acumular información. La trazabilidad se logra sólo si se puede acceder y rastrear dicha información, hacia adelante y hacia atrás, en cualquier momento. Esta sección explica el rastreo hacia adelante y hacia atrás, que deben mencionarse al hablar sobre la trazabilidad.

Rastreo hacia adelante

Rastreo hacia adelante es una acción para seguir un producto avanzando en la línea del tiempo. Por ejemplo, si se llegara a detectar un defecto en una pieza en particular, se pueden identificar los productos que contienen dicha pieza, para sólo llamar a éstos a revisión. En consecuencia, es efectivo para adoptar medidas de llamada a revisión de productos defectuosos.

Rastreo hacia adelante

Rastreo hacia atrás

Rastrear hacia atrás es una acción para buscar en los registros retrocediendo en la línea del tiempo. Por ejemplo, si se produce un problema con los productos enviados, se puede identificar el lote y el proceso correspondientes para investigar prontamente la causa, siempre que se puedan rastrear los registros correctamente. La identificación de un lote o un proceso permite acciones rápidas para mejorar los procesos y la calidad, lo que lleva a una calidad de producto más alta y más estable.

Rastreo hacia atrás

Inicio